PAISAJES METAMÓRFICOS

En coautoría junto a Ana Laura Cantera.

Paisajes metamórficos es una instalación artística que explora la cocreación con otras formas de existencia, con colonias de hongos. Está compuesta por figuras de animales hechas de madera MDF y luces led. Las figuras de animales representan las constelaciones y están apoyadas sobre un sustrato vivo conformado por las hifas de los hongos comúnmente llamados gírgolas (Pleurotus ostreatus).

Las figuras de los animales (provenientes de las constelaciones Pegaso, Osa Mayor, Draco, Vulpecula y el Ciervo, a los que se suman una quimera y una salamandra) fueron elaboradas mediante encastres de madera intervenidas con luces leds. Estas figuras están apoyadas sobre una red micelial que, conforme va pasando el tiempo, crece y cubre la morfología de los personajes, condicionando el funcionamiento y apariencia de la obra. Figuras de personajes y micelio se entrelazan asumiendo formas y volúmenes nuevos, a la vez que se degrada la materialidad y el funcionamiento eléctrico de los componentes.

Paisajes metamórficos indaga sobre modos de producción artísticas que tienen como horizonte la creación colaborativa entre diferentes tipos de organismos biológicos y artificiales y la simpoiesis. La noción de simpoiesis remite a los procesos de creación conjunta en los que se articulan las actividades de organismos heterogéneos, retomando las reflexiones de Donna Haraway en Seguir con el problema: Generar parentesco en el Chthuluceno (2016). De este modo, Paisajes metamórficos trabaja la noción de simpoiesis a través de la elaboración de una instalación artística entendida como un paisaje en el que el ciclo vital de hongos, la operatividad de componentes electrónicos y degradación de materiales ejercen influencia de manera recíproca conformando un nuevo habitat.