UN CAMINO DE FUEGO

Un camino de fuego es un juego-poesía para reflexionar sobre las situaciones emocionales y paisajes metafóricos que transita un ser cuando se embarca en el camino del autoconocimiento. Este trabajo fue desarrollado conectando fragmentos de poesías y viñetas ilustradas en pixel art de muy poca resolución. Se originó en los primeros tiempos de la pandemia a comienzos del 2020. La situación de reclusión forzada, el sentimiento de fragilidad ante el peligro de muerte inminente de familiares muy cercanos, a lo que se sumaron otras condiciones de vida muy duras en el ámbito doméstico, propiciaron una suerte de crisis existencial que traté de canalizar en este proyecto muy pequeño.

 

Se me ocurrió que para trascender estados físicos y emocionales muy penosos ya de nada servia aferrarse a las grandes aspiraciones materiales o los canones fastuosos de heroes que emprenden grandes empresas. En ese entonces pensé que el verdadero peligro estaba alrededor de nosotros, muy cerca colándose en nuestra intimidad y adentro nuestro. Ya de nada servía pelearse con gigantes para lograr la trascendencia sino que lo importante era achicarse, volverse humilde, reconocer la propia transitoriedad y hacer estallar en mil pedazos el ego para reconciliarse con una misma.

 

La pieza musical que integra su banda de sonido es el Romance para violín y piano, op. 11 de  Antonín Dvořák, que fue elegida por su tono emocional acompasado, tranquilo, melancólico y con toques de alegría y vivacidad. Un camino de fuego fue desarrollado en la plataforma de programación visual Bitsy.

 

Link al juego