UN MUNDO SIN VOS

Un mundo sin vos retrata la búsqueda llevada a cabo por parte de una gata sobre el paradero de su compañera humana, desaparecida en el contexto de la última dictadura militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1983. Su historia comienza durante los preparativos de la Copa Mundial de Fútbol de 1978 organizada y ganada por Argentina.

Un mundo sin vos es un juego-poema que hace referencia a los sentimientos, emociones y recuerdos de una gata que se enfrenta a la desaparición de su amiga humana María (no quiero decir la palabra “dueña”, pero eso es lo que es) con amor y dolor. En esta situación trágica, la protagonista busca activamente a María por los medios que nuestros amigos felinos podrían emprender: luchando por no morir de hambre, interrogando a sus compañeros humanos y no-humanos, e incluso interrogando a los objetos mientras reflexiona críticamente y activamente observa el paso del tiempo. Durante este viaje, las personas que interactúan con el juego exploran una casa, jardines, costumbres y lugares suburbanos típicos de Argentina.

El juego permite vislumbrar procesos y fenómenos sociales relacionados con los episodios de desaparición forzada durante el régimen militar aludido, tales como el entretenimiento masivo del deporte como dispositivo de distracción popular, el surgimiento de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, los operativos de vigilancia llevados a cabo por las fuerzas de seguridad y el robo de identidad de bebés.

Mi intención con este proyecto ha sido abordar un punto de vista ecológico interespecie, reimaginando un episodio doloroso desde la perspectiva de los seres no-humanos que nos rodean: dando voz a la flora, fauna, estrellas e incluso objetos, tras leer trabajos de Vincianne Despret, Donna Haraway, Val Plumwood, Alenda Chang y Timothy Morton. También quería experimentar con la representación del paso del tiempo, la música y las ilustraciones de mayor tamaño empujando los límites del estilo minimalista que nos impone el programa Bitsy, con el que fue programado el juego.

Durante los últimos tiempos he estado trabajando en el desarrollo de una instalación artística como forma de habitar e interactuar con el juego sacando nuestra alma del reino de los algoritmos. Este desarrollo incluye un gato de peluche y una rosa como objetos transicionales para conectarnos con la historia a través del amor, la conexión corporal y gestos suaves como las caricias. En este setting, las personas pueden jugar individualmente o tomadas de las manos con amigos.

Link al juego

Controller_Cat_Rose